a que hace referencia las ciencias duras

A Que Hace Referencia Las Ciencias Duras

Los términos "ciencia dura" y "ciencia blanda" son utilizados de forma coloquial, pero no tienen una denominación oficial dentro de las instituciones académicas. Sin embargo, su uso es muy común en la epistemología para comparar diferentes campos de investigación científica o académica. Se utiliza el término "dura" para referirse a aquellas disciplinas que se consideran más rigurosas y precisas, capaces de hacer predicciones y basadas en métodos científicos objetivos, empíricos y cuantificables. Por otro lado, se designa como "blandas" a las disciplinas que presentan características opuestas.

Perspectiva históricaeditar

La época del siglo XIX estuvo marcada por dos conceptos fundamentales: la idea de una ciencia mecánica y determinista que pretendía entender el universo en su totalidad (representada por figuras como Lavoisier, Lagrange, Laplace -conocido como el demonio de Laplace-, Kelvin, entre otros), y la noción de unas disciplinas humanísticas que reflejaban una visión romántica, idealista y sublime del ser humano y sus creaciones, diferenciándose así del mundo natural (como la cultura, la civilización, la historia, el derecho, la política, el arte y la poesía, entre otros). Aunque, a medida que avanzaba el siglo XIX, surgió un escepticismo frente a este optimismo positivista, liderado principalmente por Wilhelm Dilthey, quien propuso una división de campos...

Este cuestionamiento fue impulsado por una serie de nuevas teorías que demostraban la relatividad, indecisión, imprecisión e incertidumbre en todos los campos de las ciencias exactas (como la revolución einsteniana y cuántica) e incluso en las matemáticas (como los teoremas de incompletitud de Gödel y las teorías de Alan Turing). Mientras tanto, el progreso de la lingüística y la antropología reveló las bases materiales de la cultura humana a través de figuras como Ferdinand de Saussure, Bronislaw Malinowski, Noam Chomsky, Marvin Harris, entre otros. Por otro lado, las nuevas teorías científicas, como el falsacionismo de Karl Popper y la teoría de las revoluciones científicas de Thomas Kuhn, también contribuyeron a cuestionar el enfoque mecanicista y determinista de la ciencia del siglo XIX.

La contrastante disputa entre ciencia exacta y no exacta

Las Ciencias Blandas no son fáciles

Algunas personas las califican con desdén como "ciencias blandas", insinuando que son menos rigurosas que las ciencias duras. Esto es, sin duda, erróneo y hasta ofensivo para los expertos que se dedican a estas áreas del conocimiento.

Es hora de dejar atrás estos términos despectivos, ya que han pasado a ser obsoletos.

Esto se debe a un malentendido generalizado de que en las ciencias blandas no se utiliza el método científico. Sin embargo, nada está más lejos de la realidad.

Incluso podría ser un desafío mayor obtener resultados en estas disciplinas, ya que no se cuenta con un método único y definido para interpretar los datos obtenidos.

Incorporación de disciplinas suaves en las ciencias naturales

El ámbito de las ciencias naturales incluye diferentes categorías, una de ellas es conocida como "ciencias blandas". Esta denominación se aplica a aquellas investigaciones que se basan en conjeturas, datos o análisis cualitativos, en contraste con el enfoque cuantitativo. Otro factor que diferencia a las ciencias blandas de las ciencias duras, es que las primeras se centran en experimentos con resultados inciertos. Un ejemplo claro de ello es la meteorología.

Tesis del grafismoeditar

La tesis del grafismo, según Bruno Latour y el entorno de la Universidad de Maine, sostiene que las ciencias duras, como las naturales, emplean más gráficos que las ciencias blandas, como la sociología. Por lo tanto, podría existir una correlación entre el nivel de ciencia y el uso de elementos visuales.

De acuerdo con esta teoría,la investigación en campos como la biología y la química se vale con mayor frecuencia de gráficos y diagramas para representar datos y hallazgos, en comparación con la sociología y otras áreas de las ciencias sociales. En palabras simples, el uso de herramientas visuales podría ser una señal de mayor rigurosidad científica.

Aunque esta hipótesis ha sido objeto de debate, algunos estudios apoyan la idea de que la visualidad es una característica clave de las disciplinas consideradas más "duras". Esto se aprecia en la gran cantidad de gráficos presentes en publicaciones científicas, así como la importancia de la representación visual en la práctica y enseñanza de estas disciplinas. Por otro lado, las ciencias blandas suelen recurrir a métodos y herramientas más textuales y discursivas, lo que ha generado el cuestionamiento sobre su nivel de rigurosidad y objetividad.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que no se debe asumir que el empleo de elementos gráficos es sinónimo de mayor veracidad o calidad en la ciencia, ya que hay otros factores que también influyen en la validación y comprensión de la información científica.

El significado de las disciplinas matemáticas y científicas exactas

Las ciencias exactas emplean métodos de observación y experimentación para produzir conocimiento de manera ordenada y rigurosa. También conocidas como ciencias puras, ciencias duras o ciencias fundamentales, estas ramas del saber se basan en modelos teóricos flexibles y en constante mejora con el fin de lograr resultados medibles.

La importancia de la objetividad en la investigación científica se ve reflejada en la rigurosidad y el uso de reglas en el estudio de la realidad por parte de las ciencias exactas.

Por su nombre, se deduce que las ciencias exactas persiguen resultados precisos que puedan ser validados en la realidad y expresados en términos matemáticos. Su enfoque imparcial y objetivo en la investigación permite hacer predicciones que luego serán probadas en la práctica.

A diferencia de las ciencias blandas o humanas, que utilizan métodos cualitativos y teorías con cierta autoridad, las ciencias exactas solo admiten hechos demostrables. Estos se obtienen a través de sistemas y modelos matemáticos en procesos de experimentación, lo que les permite alcanzar resultados más concretos y precisos.

Contrastes entre disciplinas exactas y humanísticas

Enfoques diferentes en ciencia: la distinción entre ciencias duras y ciencias blandas

Para diferenciar las ciencias, se toma en cuenta su método de investigación. Mientras que en las ciencias duras el método científico es una herramienta esencial, en las ciencias blandas no es aplicable y se limitan a conclusiones racionales.

Esta distinción no implica que las ciencias duras sean más efectivas en alcanzar la verdad o que carezcan de ambigüedades. Incluso en campos como la física, se presentan controversias importantes, como las contradicciones entre la física cuántica y la física clásica.

Una de las ventajas de las ciencias duras es su capacidad de reproducibilidad, lo que les permite obtener los mismos resultados en diferentes experimentos. En cambio, en las ciencias blandas esta reproducibilidad no es posible. Aun en condiciones similares, no se podría obtener los mismos resultados debido a la influencia de factores humanos, como el comportamiento y la probabilidad.

El nacimiento de las disciplinas fenomenológicas

A pesar de las creencias comunes, el término "ciencia exacta" proviene de una clasificación de las ciencias realizada a principios del siglo XX y aún es usada en ambientes académicos. De hecho, la Real Academia Española la equipara a las matemáticas. Sin embargo, desde el surgimiento de nuevos paradigmas científicos, algunos pensadores sostienen que esto ha cambiado. Argumentan que las llamadas ciencias puras o exactas han dejado de cumplir con la característica que las definió desde su inicio: su capacidad de...

Por otra parte, se pueden distinguir dos tipos de disciplinas que buscan la exactitud: aquellas que son experimentales y las que no lo son. Las primeras son capaces de demostrar sus hipótesis a través de experimentos, mientras que las segundas se enfocan en conceptos ideales. En estas disciplinas, los científicos utilizan axiomas (proposiciones que no requieren demostración) para llegar a deducciones lógicas. Estas conclusiones no siempre tienen una base en la realidad concreta, ya que se basan en procesos de deducción lógica (de lo general a lo particular) que hacen uso de enunciados basados en axiomas.

El Largo y Complejo Camino hacia la Exactitud en las Ciencias Duras

Antes de que el renombrado científico Isaac Newton publicara su obra Philosophiae Naturalis Principia Mathematica, el conocimiento científico se confundía con las artes y se agrupaba bajo las llamadas "siete artes liberales" durante la Edad Media. Estas artes se dividían en dos grupos: el Trivium (dialéctica, retórica y gramática) y el Quadrivium (música, geografía, aritmética y astronomía).

Así es como surgío la expresión "ciencias puras", ya que se consideraba que el objeto de estudio de estas últimas estaba en un estado puro. La aritmética se encargaba de estudiar los números en su estado más puro, y así sucesivamente con las demás.

Sin embargo, la Grecia clásica había sentado importantes bases en cuanto a lógica y números. Por ejemplo, el filósofo Aristóteles codificó y categorizó los pasos para alcanzar una demostración en su obra llamada Órganon. La matemática, como ciencia pura, también tenía importantes antecedentes en las distintas escuelas de pensamiento como la ateniense, jonia y pitagórica.

Uno de los grandes avances en materia de lógica se le atribuye al famoso matemático Euclides. Sus contribuciones fueron valiosas en la consolidación de las ciencias puras, pero todavía quedaba un largo camino por recorrer.

Artículos relacionados

Deja un comentario