a que se dedica la ciencia inorganica

Descubre qué es y a qué se dedica la ciencia inorgánica

Una manera de delimitar adecuadamente el ámbito de la Química Inorgánica es abordando la investigación exhaustiva de todos los elementos de la tabla periódica y sus combinaciones, con la excepción de los hidrocarburos y la mayoría de sus derivados.

Descubriendo los fundamentos de la química inorgánica

La química inorgánica es una rama de la química que se enfoca en el estudio de la formación, composición, clasificación y reacciones químicas de los compuestos inorgánicos. Estos son aquellos en los cuales no predominan los enlaces carbono-hidrógeno, característicos de la química orgánica.

Aunque se suele diferenciar claramente entre química orgánica y química inorgánica, muchas veces estas dos áreas de estudio se superponen o comparten su campo de conocimiento. Un claro ejemplo de esto es la química organometálica, que se dedica al estudio de los compuestos químicos que tienen al menos un enlace entre un átomo de carbono y uno metálico.

Antiguamente se pensaba que la distinción entre ambas disciplinas se debía a un "impulso vital" presente en la química orgánica, ya que es la encargada de explicar el origen de la vida. Sin embargo, esta teoría ha sido descartada a medida que se ha profundizado en el conocimiento de estas ramas de la química.

La Esencia de la Química Inorgánica

Distintos enfoques en la química inorgánica

La química inorgánica presenta una clara diferencia respecto a la química orgánica debido a que, en tiempos pasados, sus compuestos se extraían de seres vivos. No obstante, con el progreso científico y tecnológico, en la actualidad se crean en laboratorios.

Algunas de las sustancias químicas de carbono en la química inorgánica son el grafito, el diamante (a excepción de los fulenos y nanotubos considerados orgánicos), los carbonatos, bicarbonatos y carburos.

Lluvia ácida: consecuencia de la contaminación

Las precipitaciones que acompañan la liberación de sustancias químicas inorgánicas, como óxidos de nitrógeno y dióxido de azufre, son conocidas como lluvia ácida. Este fenómeno es resultado de la contaminación atmosférica, principalmente de las industrias petroquímicas.

Nomenclatura inorgánica

La nomenclatura de compuestos inorgánicos es única para cada uno de ellos, por lo cual, es necesario más práctica que para los compuestos orgánicos. A continuación, se mencionan algunas de las nomenclaturas según la clasificación de los compuestos:

Compuestos metálicos: Poseen átomos de elementos metálicos, como cobre, níquel y hierro, o átomos de elementos metálicos con prefijos que indican la cantidad de átomos, como en el caso del tetrafósforo. Óxidos no metálicos: Se nombran con un prefijo que indica el número de átomos seguido de la palabra "óxido", y luego el nombre del "no metal". Por ejemplo, dióxido de azufre.

Características fundamentales de la química inorgánica

La química inorgánica abarca una amplia gama de aspectos, como la estructura, propiedades físicas y químicas, síntesis, aplicaciones y naturaleza de los elementos y compuestos inorgánicos.

En este campo de estudio, se analizan minuciosamente las propiedades de los elementos y compuestos que no contienen carbono, abarcando desde su organización molecular hasta su comportamiento en diferentes entornos y reacciones químicas.

El análisis de la estructura y composición de los compuestos inorgánicos es uno de los principales enfoques de la química inorgánica. Se estudian las características físicas y químicas de los elementos, así como su reactividad y capacidad para formar enlaces con otros elementos.

Además, la síntesis de nuevos compuestos inorgánicos es un aspecto fundamental en el campo de la química inorgánica. A través de diferentes métodos y técnicas, se busca crear nuevos materiales y sustancias que puedan tener diversas aplicaciones en la industria, la medicina y otros campos.

La importancia de comprender la naturaleza de los elementos y compuestos inorgánicos recae en su uso en la vida cotidiana. Desde el agua y los minerales hasta los productos químicos utilizados en diferentes procesos, estos compuestos juegan un papel fundamental en nuestro entorno y su estudio es esencial para su uso adecuado y sostenible.

Aplicaciones actuales de la química inorgánica

La química inorgánica, una rama fundamental de la química, es de gran importancia en el mundo moderno debido a su amplio espectro de usos prácticos. Estas aplicaciones son variadas y se extienden a diversos campos como la industria, la medicina y la tecnología de la información.

Además, la química inorgánica desempeña un papel vital en la producción de materiales y productos químicos esenciales para nuestra vida diaria, como el acero, el vidrio y los fertilizantes. Asimismo, es indispensable en el desarrollo de nuevas tecnologías como baterías para dispositivos electrónicos y energía solar.

Para garantizar un correcto funcionamiento del sitio web, es necesario que se utilicen cookies necesarias. Estas cumplen funciones básicas y aportan medidas de seguridad para proteger la información del usuario. Es importante destacar que estas cookies no recopilan datos personales en ningún caso.

Explorando los compuestos no orgánicos

Los compuestos inorgánicos son aquellos que no contienen enlaces carbono-hidrógeno. A diferencia de los orgánicos, los inorgánicos se encuentran en la naturaleza en forma de minerales, e incluso algunos se presentan de manera pura. Sin embargo, en menor cantidad y diversidad que los compuestos orgánicos.

Al igual que los compuestos orgánicos, los inorgánicos pueden ser elaborados artificialmente. Aunque su presencia es menos frecuente en la naturaleza, su uso y síntesis es posible en laboratorios y otras industrias.

Ejemplos de compuestos inorgánicos

La Química Inorgánica

Autora: Dianelys Ondarse Álvarez. De: Argentina. Para: Concepto.de.

Disponible en: https://concepto.de/quimica-inorganica/.

Última edición: 15 de julio de 2021.

Consultado: 16 de octubre de 2023.

Distinción entre química de compuestos orgánicos y química de elementos inorgánicos

Al estudiar los enlaces químicos y moleculares, la química se divide en dos ramas principales: la orgánica y la inorgánica. Mientras la primera se enfoca en compuestos conteniendo carbono e hidrógeno, la segunda se centra en los demás elementos químicos.

Sin embargo, existe una tercera rama que combina ambas: la química organometálica. Esta se encarga de investigar compuestos químicos que poseen al menos un enlace entre un átomo de carbono orgánico y uno metálico.

Sustancias de la química inorgánica

Explorando el mundo de los compuestos inorgánicos

La diversidad de compuestos inorgánicos es vasta y fascinante. La química inorgánica es una rama científica que se dedica al análisis de la estructura, propiedades y reactividad de estas sustancias, y su influencia en el entorno natural y la tecnología moderna.

Un mundo lleno de compuestos inorgánicos

Los compuestos inorgánicos son innumerables y dan forma a nuestro mundo de diferentes maneras. La química inorgánica es una disciplina científica que se dedica al examen de la estructura, características y reacciones de estas sustancias, así como su desempeño en la naturaleza y la tecnología.

Tabla de contenidos

La química del carbono y sus compuestos se conoce como química orgánica, ya que al principio se creía que solo podían obtenerse a partir de seres vivos. Por lo tanto, se denominó química inorgánica a la rama de la química encargada de estudiar los compuestos sin carbono. Sin embargo, en la actualidad, se producen compuestos orgánicos en el laboratorio, lo que ha provocado que esta división sea meramente artificial.

Entre las sustancias que se consideran de la química inorgánica pero que contienen carbono, se encuentran algunas como: dióxido de carbono, monóxido de carbono, cianuro de hidrógeno, carbonatos y bicarbonatos, entre otros. Estas sustancias son fundamentales en diversos procesos químicos y su estudio es de gran importancia para la química inorgánica.

Por otro lado, también existen compuestos que no contienen carbono pero que son estudiados dentro de la química orgánica, debido a su similitud en estructura y propiedades con los compuestos orgánicos. Algunos ejemplos de estos compuestos son los ácidos polifluoroalquil sulfónicos, utilizados en la industria de los plásticos, y el tetróxido de xenón, un compuesto extremadamente reactivo.

Si bien la química orgánica e inorgánica se definen por la presencia o ausencia de carbono, ambas tienen una estrecha relación y se complementan mutuamente en el estudio y desarrollo de nuevos compuestos y aplicaciones. Hoy en día, la distinción entre ambas ramas de la química es cada vez más difusa, ya que la ciencia avanza y se descubren nuevas formas de síntesis y obtención de compuestos.

Artículos relacionados