por que la administracion es una ciencia social

Explorando la relación entre administración y ciencia social: ¿por qué es tan importante?

La gestión es un proceso que tiene como objetivo maximizar el aprovechamiento de los recursos a través de la planificación, la organización, la implementación y el seguimiento de los mismos, con el fin de alcanzar los objetivos de una organización. En ella convergen aspectos de ciencia, creatividad y técnica. Se basa en principios de las ciencias sociales, utilizando metodologías científicamente probadas. Al mismo tiempo, la capacidad de innovar y la intuición aportan aspectos característicos del arte a la gestión, y solo a través de su aplicación práctica se adquiere el conocimiento y la habilidad para la administración.

La administración como ciencia

La ciencia de la administración se define como un conjunto ordenado de conocimientos universales, basados en una teoría que busca establecer verdades generales. Sin embargo, se considera como la ciencia social más imprecisa debido a su incapacidad para determinar con exactitud el comportamiento humano en el que actúa. En contraste, las ciencias exactas permiten realizar cálculos precisos, como la ley de gravitación universal en física.

A pesar de esto, la administración comparte algunas características propias de las ciencias sociales, como...

El arte de la gestión Una mirada a la administración

< p> La administración, además de ser una ciencia, es considerada todo un arte. Gran parte de su aplicación se basa en el uso de cualidades típicas de las artes como la inventiva, la creatividad y la intuición. Estas habilidades son fundamentales para diseñar estrategias innovadoras ante los frecuentes contratiempos que pueden surgir en una empresa u organización.< / p>

Según esta perspectiva, la administración es vista como un arte debido a que requiere el uso de cualidades innatas, como la intuición, el ingenio natural y la personalidad. Estos atributos no pueden ser enseñados, sino que forman parte del liderazgo del administrador, cuyas habilidades son cruciales para el éxito de la gestión.< /p>

La administración como función

La administración es una función clave en cualquier organización, ya que se encarga de dirigir y coordinar diferentes tareas y actividades para alcanzar los objetivos establecidos. Este proceso se compone de cinco etapas: prever, organizar, dirigir, coordinar y controlar.

Prever implica analizar posibles escenarios futuros y diseñar un plan de acción para afrontarlos de manera efectiva. Organizar se refiere a establecer la estructura material y social de la empresa para optimizar el funcionamiento.

Dirigir consiste en distribuir las tareas y responsabilidades al personal de forma adecuada para que puedan llevarse a cabo las acciones planificadas. Coordinar involucra vincular y armonizar todos los esfuerzos y acciones para lograr los objetivos de manera coherente.

Por último, controlar es supervisar que todo se desarrolle según las normas y órdenes establecidas, corrigiendo eventuales desviaciones y asegurando la eficacia de la gestión.

La administración como técnica

El concepto de administración como técnica se fundamenta en dos enfoques distintos.

El primero se enfoca en la administración como una función inherente a las organizaciones, cuyo objetivo es llevar a cabo un proceso continuo.

El segundo punto de vista considera a la administración como un método que solo se puede aprender adecuadamente a través de experiencia directa.

La administración como práctica

La administración es una práctica fundamental para aquellos pioneros del pensamiento administrativo moderno. Se trata de una actividad que se adquiere principalmente en el ámbito laboral y se basa en la experiencia, al igual que los oficios. Su desempeño exitoso requiere un conocimiento exhaustivo del contexto específico en el que se aplicará.

Esta práctica tiene diversas funciones, entre las que se destacan: la integración y las ideas gracias al arte, las conexiones a través de la experiencia directa con el oficio, y el método sistemático a través del análisis científico del conocimiento.

La administración, además, es considerada un oficio práctico ya que se aprende en la práctica. No es posible ser un buen administrador sin haber experimentado en el día a día las tareas que este conlleva.

¿Tienes interés en convertirte en un profesional administrativo? Si es así, no dudes en solicitar información sobre nuestro curso de Gestión Administrativa. ¡No esperes más y persigue tus sueños!

Artículos relacionados

Deja un comentario